domingo, 27 de septiembre de 2009

PEDAGOGÍA SISTÉMICA

Hasta el 23 de Octubre hay de tiempo para inscribirse en el curso de Pedagogía Sistémica, en el Cpr Juan de Lanuza en Zaragoza.

Llevaba tiempo queriendo escribir sobre la Pedagogía Sistémica, de don Bert Hellinger, porque hace dos cursos hicimos este mismo curso (Pedro Ballarín, Mercé Travesset, Maita Cordero y Amparo Lamoneda...no sé si me dejo alguno) y me dejó bastante impactada. Desde entonces, lo recuerdo, lo relaciono todo con mi vida, con mi sistema familiar, este mismo verano fui a ver a mi abuela a Mérida, a la que veo de ciento a viento, e hicimos un repaso de fotos familiares y de mi árbol familiar, o genograma.
Para ser sincera, no puedo creerme todo lo que aporta esta nueva corriente, pero reconozco que hay ciertos aspectos que en algún momento de estos años, me han servido a mí, como persona, como profesional, y con los niños.

Según Amparo Pastor, en http://www.aebh.net/paneldecontrol/wordpdf/amparo.doc, se puede definir como lo siguiente: "En un sentido amplio, la Pedagogía Sistémica es la educación que nos enseña a mirar, ubicarnos y relacionarnos adecuadamente con los sistemas humanos que nos rodean y con aquellos a los que pertenecemos; ya sean escolares, familiares, sociales u organizacionales."
Aplica los órdenes del amor y las contelaciones familiares al ámbito educativo.

Destacaría varios aspectos:

- Mirar al niño con otros ojos.
- Tener asumida nuestra historia familiar.
- Entender que cada uno de nosotros tenemos la mejor familia que podemos tener. No juzgar.
- Y que cada uno de nosotros, de alguna manera somos fieles a nuestros padres.

De cualquier forma, creo que es un marco teórico difícil de creer al 100%, por lo menos a mí me lo resulta. Pero hay aspectos muy interesantes que podemos guardar en nuestra maleta educativa para cuando sea necesaria.

Algo que me trajo mucha tranquilidad de este curso fue la siguiente idea (no recuerdo qué ponente lo comentó).
Todos los maestros, en algún momento, hemos tenido ganas de "llevarnos algún niño a casa" porque hemos considerado que estaba mal atendido en su casa. Esto, desde luego, significa que nos ponemos por encima de su familia, que pensamos que lo podemos hacer mejor, que juzgamos. El ponente en cuestión sólo nos dijo que ÚNICAMENTE SOMOS MAESTROS. Y no sé a vosotras, pero a veces, esta carrera me parece algo frustrante en este sentido, y según esta teoría, es porque nos estamos situando en un lugar que no nos corresponde: no podemos salvar el mundo, podemos aportar nuestro granito de arena desde nuestro modesto papel de maestros, pero sólo somos maestros.



¡Besicos y a empezar el lunes!

1 comentario:

Carlos González dijo...

La Sabiduría de las Edades es algo que sería muy necesario en nuestras escuelas y en nuestros hogares. Educar es siempre una relación entre edades; pero éstas son algo más que un proceso biológico. Te invito a pensar y a sentir sobre ello en el siguiente vídeo: http://vimeo.com/36598783