viernes, 20 de abril de 2012

APRENDER A EDUCAR - NAOMI ALDORT

Aquí delante tengo el libro y es tanto lo que se podría contar, tan poco el tiempo, que no sé por dónde empezar o qué destacar! Además el cuchufleto anda en su siesta, que espero sea productiva porque en un ratito nos vamos a una sesión de musicoterapia!

Me lo compré porque se me despertaba el monstruo y no quería que aflorara. Y me preocupaba tener un monstruo que me llevara a gritar a mi pequeño porque sabía que no era lo que quería hacer. En realidad, el título entero es APRENDER A EDUCAR SIN GRITOS, AMENAZAS NI CASTIGOS. Había leído a Carlos González, Laura Guttman, Rosa Jové acerca de la disciplina, los límites...y veía que todo lo que había aprendido, estudiado incluso en la carrera, era conductismo puro y que no valía. Pero me había quedado sin herramientas. DIgamos que aún me dura la fase de bloqueo: si todo lo que yo sabía no vale, ¿qué hago? Así que necesitaba ideas, muchas ideas! Y navegando en la página de crianza natural encontré este libro y otro que he empezado ahora: cómo hablar para que tus hjijos te escuchen y cómo escuchar para que tus hijos te hablen. Los dos comparten un método parecido: escuchar, validar sentimientos del niño.
Lo que más me ha gustado del libro de Aldort es que te pone en la piel del niño, te cuenta las consecuencias de nuestros actos en el desarrollo de  la autoestima de la criatura y te dice qué hacer. Y además te dice:

"preste atención a las palabras que casi pronuncia y deje que su expresión ocurra en el interior de su mente, incluyendo imágenes, acciones que deseaa tomar o recuerdos del pasado. (...) lo que sienta le pertenece sólo a usted y no es razón para actuar ni expresarlo. Pertenece al pasado y no refleja la persona que es usted en el presente"
Esta idea me tranquilizó muchísimo. Empecé subrayando algunas frases que me parecieron importantes:

"La paternidad es mucho más sencilla cuando uno se da cuenta de que los niños ya vienen diseñados para florecer, cada uno a su manera"

"(...)queremos adoptar la actitud expresada por Mary Haskell en una carta de amor destinada al poeta Kahlil Gibran: "Sea lo que sea en lo que te conviertas, no me decepcionarás; no tengo preconcepciones. No deseo predecir en lo que te convertirás, sçolo deseo descubrite. No me decepcionarás"
Y la última que voy a destacar, que me parece preciosa, aunque el libro encierra muuuchas más:

"Querer a un niño no garantiza que él se sienta querido.... no regamos una flor si se abre; la regamos para que se abra. Del mismo modo, el niño necesita sentirse seguro con nuestro amor para poder florecer. ... TODO NIÑO NACE SIENDO MERECEDOR DE CARIÑO. Y EL AMOR SÓLO ES AMOR CUANDO ES INCODICIONAL".


FELIZ FIN DE SEMANA

2 comentarios:

Aprender a Educar dijo...

Super interesante el blog!! muchos pacientes me piden libros sobre pautas de crianza, los voy a recomendar! saludos cordiales, Lic. Pitaro Hoffman

Margarita Ballesteros (psicoterapeuta) dijo...

En esta línea te recomiendo los libros de Siegel "el cerebro del niño", y "Parenting". En todos estos libros descubres lo que no puedes hacer con tus hijos, que tiene que ver con lo que no te pudieron dar tus padres/cuidadores, y que por tanto te falta. Si te falta, eso hace que te bloquees ante ciertos comportamientos de tus hijos. En terapia podrás completar lo que le falta. Tenemos toda la vida para conseguir la paz interior.