jueves, 24 de mayo de 2012

PENSANDO EN VOZ ALTA...LA RELIGIÓN

Nuestro bombón no está bautizado. Lo decidimos así por una cuestión de coherencia, a pesar de la pequeña (y lo digo sin ironía, que realmente fue pequeña) presión familiar. Sólo algún comentario y algún llevarse las manos a la cabeza pero poco más. Coherencia, porque no nos parecía lógico casarnos por lo civil, no ir a misa, no ser practicantes ni creyentes y bautizar a nuestro hijo. Y me parece incluso una práctica de respeto hacia la religión, tomárnoslo como algo serio, no como el "pito del sereno": te bautizo pero luego me olvido. Porque me parece importante dar ejemplo, creo que en realidad es la única forma válida de enseñar como padres.

Ahora ando yo solica dándole vueltas a otro tema: pasar al niño por la virgen del Pilar. Mis padres lo ven como tradición, no como religión. Pero yo pienso que sigue siendo una incoherencia y creo que nos vamos a negar, a pesar de las ganas de los abuelos. Pienso también que no es un no irreversible, que quiero que dependa del peque, cuando lo necesite. Y en su momento, cuando él lo pida, contarle todo lo que sé sobre la religión católica. Y que él DECIDA LIBREMENTE. Ése es mi objetivo: que él sea el que tome la decisión de si quiere seguir una religión (a pesar de nuestras preferencias personales) sin ningún tipo de coacción (llámese opiniones familiares, regalos...). Se lo comenté a mi suegra y me dijo que eso no iba a pasar nunca, porque no lo íbamos a llevar a religión a la escuela. Y realmente, no, no lo vamos a llevar. No me importaría si el área no fuera para adoctrinar, si fuera expositiva y dejara a cada uno pensar. Si se expusieran también el resto de religiones del mundo. Si se permitiera a los niños pensar. Y tampoco respetaría mis propias convicciones sobre educación, porque creo que la religión es un tema FAMILIAR, que se debe abordar bien en casa, bien en la propia iglesia, por decisión de los padres. Y en la escuela deben tener cabida todas las tradiciones respetuosas, todas las convicciones, y vivir en armonía disfrutando de lo propio y de lo bello del otro. Pero bueno, es algo utópico. Ya digo que esto es pensar en voz alta.

Así que creo que esa va a ser mi respuesta, que tengo que hablar con mi costilla, a ver qué le parece. Pero parece que así ordeno ideas. Me pasa muchas veces que intento explicarme pero se me agolpan las ideas en la cabeza y al final no sé si me explico con claridad. Cuántas cosas hay que pensar siendo mamá. Al final creo que lo más importante es hacer las cosas siendo fiel a uno mismo. Pero el tema de la coherencia, sé que me va a cojear en este tema porque nos encantan las navidades, los regalos, la tradición de papá noel y los reyes magos......Supongo que lo podemos asumir como cultural, o igual nos estamos engañando a nosotros mismos. ¡¡¡Qué difícil!!!

Bueno, ahí dejo mi comedura de tarro de hoy.

Feliz jueves!!!

3 comentarios:

Madre desesperada dijo...

Estoy totalmente de acuedo contigo. De hecho, yo hice lo mismo. Mis niños no están bautizados, pero lo de la Virgen del Pilar también se puede tomar com algo cultural. Yo de pequeña asistí a alguna fiesta religiosa hindú porque una amiga de mi madre profesaba esa religión. Asistí desde el respeto. Conoci otra cultura y creo que me enriqueció como persona. Yo le daría gusto a los abuelillos. Pero es sólo una opinión personal jeje

MT dijo...

Hola, un poco tarde, pero he leido tu entrada hoy.
Quería decirte que somos igual que vosotros. Tenemos dos peques, soy maestra de pt y al y me siento muy identificada con tu reflexión.
Como anécdota te cuento que mi hijo mayor tiene 9 años, no está bautizado, el año pasado se celebró la comunión de su primo por la iglesia católica y empezó a hacer las preguntas típicas de una persona que acude a un rito religioso desconocido hasta ese momento. Nosotros le dimos toda la información que nos pidió y al finalizar la conversación nos hizo una pregunta: ¿Por qué nosotros no estamos bautizados ni vamos a la iglesia?
A lo que le contestamos que papá y mamá consideraban que era una cuestión muy personal que debían razonar ellos mismos y tomar una decisión cuando se sintieran capaces. No queremos obligaros a nada sin que vosotros podáis dar vuestra opinion.
Cuando terminamos de hablar se quedó callado un ratito y después dijo: Pues mamá y papá, muchas gracias.
Toma ya! eso me llegó al alma, me sentí tan recompensada por él que no se me va a olvidar nunca.
Por eso se que es una buena decisión.
Un saludo compañera.

Anónimo dijo...

Hola! Bueno mi nombre es Carmen, yo estoy de acuerdo con respetar a los niños y dejarlos desarrollarse libremente, pero también soy una fervorosa creyente y estoy de acuerdo con su comentario de no hacer las cosas sólo x tradición sino x convicción. Pienso q también forma parte del respeto dar alimento espiritual al nuestros hijos, pues es algo igual o mas importante q el propio alimento natural y lo damos! No vamos a esperar a q El Niño decida si comer o no vdd? Lo alimentamos y listo! Pues lo mismo es la religión!! O más aún! Pues podremos estar muy bien en todo sentido pero si nuestra vida espiritual no tiene una base, tarde o temprano sufriremos las consecuencias. Somos seres con mente, alma y cuerpo, y las tres potencias necesitan alimento para desarrollarse. Las invito a profundizar su espiritualidad.
Saludos